martes, 4 de octubre de 2016

La cólera en los tiempos del amor. - Texto de Roy Galán


La cólera en los tiempos del amor.

Hace unos meses dos chicos se besaron en señal de protesta.

Lo hicieron en Malasaña delante de una manifestación que gritaba "españoles sí, refugiados no".
...
Un gesto de afecto contra la barbarie de la sinrazón.

Recibieron insultos, cómo no: ¡Maricones! ¡Sidosos!

Hace un tiempo a mí también me insultó una mujer por privado, cómo no, y utilizó las mismas palabras arrojadizas.

Sidoso.

Se estima que en el planeta Tierra 36,7 millones de personas conviven con el VIH.

El mismo número de personas que hace cuatro años tenían internet en todo el mundo.

El mismo número de habitantes que tiene Canadá.

Para contraer el virus del VIH solo hace falta tener sangre.

Corriendo por las venas.

Es decir, para convivir con el VIH solo hace falta poder conjugar el verbo vivir en primera persona del singular.

Estoy vivo.

A día de hoy yo no convivo con el VIH, pero conviví.

Mi madre murió de Sida cuando yo tenía 13 años.

Yo sabía que estaba enferma de Sida.

Ella se encargó de contárnoslo antes de empezar a hacer activismo.

Gracias, mami.

El verdadero virus no estaba en ella.

Está en las cabezas de las personas.

Y se llama odio.

Yo no sé qué se te pasa por la cabeza para gritarle a alguien sidoso.

Alguien que se está dando un beso con su novio.

¿No has besado nunca? ¿No sabes lo que pasa cuando besas?

Cuando besas los hombros te pesan menos.

El pensamiento se vuelve fino como el pelo del antebrazo.

Y el aire.

El aire brilla.

No sé cómo alguien puede intentar herir cuando el otro solo está amando.

Intentar llenarla de rabia.

De miedo.

De culpa.

De desprecio propio.

Cada vez que intentas joder a alguien.

Estás jodiendo al niño o a la niña que fue.

¿Serías tú capaz de llamar a una niña de cinco años sidosa de mierda?

Cada vez intentas derribar a alguien.

Estás jodiendo a la gente que le quiere.

¿Serías capaz de mirar a los ojos de una madre y decirle que su hijo es un leúcemico asqueroso?

El mundo no se divide entre los sanos y los enfermos.

En este mundo hay salud.

Hasta que nos vamos.

La salud es la existencia.

El mundo se divide entre los que cuidan del resto y los que no.

Los que hablan de estar "limpios".

Y los que nos manchamos.

Esos dos chicos besándose.

Mi madre.

Yo.

Demostramos cariño.

Así que la próxima vez que veas a alguien procurando cuidado.

Intenta no insultar.

Porque tal vez lo que tengas que hacer sea aplaudirle.

Porque a pesar de ti.

Sigue.

Está.

Es.

Ahí radica la verdadera valentía en este puto mundo.

En ser mejor.

En hacer el amor.

Cuando tú solo tienes tiempo para la cólera.


Texto de Roy Galán - Tomado de su página.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...