lunes, 9 de junio de 2014

Bajo cielos africanos

El fotógrafo británico Paul Goldstein ha pasado años retratando los amaneceres y anocheceres en África.

Paul Goldstein cuenta que ha intentado captar el comienzo y final perfecto de un día en el Masai Mara.

Esta avutarda de vientre negro (Eupodotis melanogaster) fue captada al anochecer.

"El Masai Mara es conocido mundialmente por su calidad de luz fotográfica", afirma Paul Goldstein, "pero sus reservas bien organizadas gozan además de los mejores sitios para fotografiar la salida y puesta del sol, sin mucha gente alrededor".

"Gran parte de estas imágenes no se lograron por casualidad", comenta el fotógrafo. "Me río cuando la gente dice que se levanta al amanecer. Eso es demasiado tarde, hay que estar en posición para ese entonces".

La Reserva Nacional Masai Mara en Kenia es un paisaje de diversos hábitats ricos en manadas trashumantes de cebra, gacela y ñu.

La reserva es el campo ideal para leones. En sus 1.500 kilómetros cuadrados viven 500 ejemplares en más de 20 manadas.

Cuando llegan las lluvias al Masai Mara brota la vida. Los llanos resecos reverdecen y manadas de animales llegan a comer en los renovados pastizales. Esta jirafa camina bajo la lluvia al anochecer. 

Goldstein también captó a estos elefantes antes de la lluvia. Los elefantes africanos tienen una vida social muy interesante y compleja, dirigida por la hembra mayor, la matriarca.

Para los depredadores de la reserva, especialmente los guepardos, el pasto alto es su principal ayuda para la caza. Los guepardos han evolucionado para explotar el Masai Mara. Se aprovechan de los termiteros y troncos caídos para subirse y mirar desde lejos a sus presas nerviosas. El pasto alto les ofrece un escondite perfecto mientras se acercan a las víctimas.
Fuente: BBC Mundo 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...