viernes, 9 de mayo de 2014

La maravilla de las flores bajo el microscopio

Las estructuras extrañas e inesperadas de los botones como el de esta flor de manzanilla han sido capturados por el galardonado equipo de microscopía Eye of Science, compuesto por el fotógrafo Oliver Meckes y la bióloga Nicole Ottawa.

Durante una década la pareja, radicada en Reutlingen, en el sur de Alemania, trabajó con un viejo microscopio electrónico de barrido (SEM), pero durante los últimos cinco años han estado utilizando un nuevo instrumento de alta resolución. Aquí se revela la delicada estructura de una flor de la valeriana.

Pequeños trozos de pétalos de flores u hojas se someten a un proceso de deshidratación para mantener las superficies, muy delicadas y delgadas, en un estado de apariencia natural, mientras se preserva la estructura celular.

Después de ser montada en una de plaqueta de aluminio, la muestra es recubierta de oro y está lista para la formación de imágenes de SEM. Esta exploración de un pétalo de rosa muestra la estructura de las papilas que conforman su superficie. Estas papilas dan al pétalo su brillo.

En el SEM, el haz de electrones se concentra en un pequeño punto y lo escanea a través de la superficie del objeto que se va a investigar. Aquí el tema es el pétalo de una flor de colza.

En el punto focal, el haz aparta a empujones los electrones de la superficie del objeto. Estos electrones dispersos son luego hallados por detectores ubicados dentro del tubo ubicado sobre la muestra. Aquí, un plano detalle del pétalo de una flor de colza.

"Las flores son hermosas en imágenes 'normales', pero cuando uno mira más cerca, algunas partes se vuelven muy extrañas e inéditas estructuras aparecen; flores dentro de flores, mundos dentro de mundos", dice Meckes.

Meckes y Ottawa han utilizado el SEM para captar imágenes artítisticas de todo, desde bacterias y parásitos, hasta mariposas, hiervas, plantas venenosas, peces y esta borlilla de una flor de lima.

En esta imagen, granos de polen se pueden ver sobre el estigma de una flor de árnica. Los granos aterrizan sobre el estigma y hacen crecer tubos de polen (centro-derecha de la imagen) para que las células de sexo masculino alcancen el ovario (que no se ve) donde fertilizan a las células de sexo femenino (óvulos).

"Trabajar en dimensiones microscópicas ha cambiado completamente nuestra visión del mundo", concluye Meckes.

Fuente: BBC Mundo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...