domingo, 28 de abril de 2013

Las islas Lofoten. Camino hacia el Norte (de Photobak)

por frivera



¡¡¡A Noruega!!! Es lo primero que escuchas cuando dices que te vas de vacaciones por carretera ¡¡a Noruega!! Bueno, es lo que te dicen la primera vez, ya a la segunda vez es menos llamativo. Hemos subido dos veces en una furgoneta Volkswagen equipada, una en el 2005 para visitar los fiordos de la zona sur (Geiranger, Preikestolen, etc.), y la segunda en 2011 para visitar los archipiélagos de Vesteralen y Lofoten, situadas por encima del círculo polar ártico, ambas pertenecientes a la provincia de Nordland.

Para que os hagáis una idea del viaje, os diré que son unos 9.000 km ida y vuelta, atravesando en nuestro caso Gipuzkoa - Francia – Bélgica – Alemania – Dinamarca - Suecia y Noruega, aproximadamente 4 días de viaje. Se puede hacer todo el recorrido por carretera, en nuestro caso tomamos un ferry en el norte de Alemania para llegar a Dinamarca. 

Carreteras en Lofoten

Fuimos dos personas, mi mujer y yo, ambos con carnet de conducir. Dicho así parece una machada, pero seguro que en vuestro día a día habréis hecho cosas más complicadas. El viaje es bastante placentero, en Escandinavia la educación en carretera se hace notar, los que hayáis conducido por el Norte sabréis de lo que hablo.

Noruega, significa Camina hacia el norte. Los noruegos son respetuosos con la naturaleza y con los demás, han creado una sociedad muy avanzada. Hasta hace bien poco Noruega vivía de una manera austera, apenas un 3% de su territorio es cultivable, y sus grandes tesoros eran el bacalao y el arenque. Se puede decir que les toco el premio gordo con el hallazgo de petróleo en el Ártico. Es el estado quien gestiona la riqueza del petróleo, y los noruegos acceden desde entonces a unos recursos que nunca habían soñado, gestionándolos de forma eficaz, ahorrando las ganancias del petróleo e invirtiendo en sanidad y educación gratuitas, estímulos a la natalidad, pensiones generosas… Con los tiempos que corren por el Sur de Europa suena a ciencia ficción.

Vesteralen y Lofoten son dos archipiélagos que pertenecen a la provincia de Nordland, están muy al norte de Noruega pero paradójicamente las temperaturas son bastante suaves para la latitud donde se encuentran, Julio y Agosto son los meses más cálidos rondan los 12ºC aprox. y Enero y Febrero los más fríos -1ºC, vamos que en verano en manga corta ;-). Esto es debido a la corriente cálida que sube desde el Golfo de México hasta las costas de Escandinavia, a través del Atlántico Norte. A modo de ejemplo, el 13 de Enero de 201: 3ºC.

Casas de Madera en Andenes

Con estos antecedentes, partimos hacia el norte, cargados de ilusión, mapas, GPS, música y algunos programas de viajes grabados de la radio para amenizar el viaje, concretamente el gran programa “Levando Anclas” de Roge Blasco.

Se podría decir que el viaje de ida acababa en Andenes, el punto más al norte del archipiélago. El día era gris, con densas nubes y poca gente. Tienes la sensación de estar muy lejos, los 4 días de viaje acentúan esa sensación de lejanía, tened en cuenta que has sentido las arrugas de la tierra para llegar hasta allí. El principal atractivo de Andenes es el avistamiento de ballenas. No se garantiza el avistamiento, pero si en el primer viaje no hay suerte, tienes derecho a un segundo intento, en caso de no disponer de tiempo para el segundo intento, te devuelven el dinero. ¿Esto sucedería en otros países?, dejo ahí la pregunta. ¡¡Importante!! Ver el estado de la mar antes de coger el barco. Las pastillas anti-mareo no es necesario llevarlas, en cuanto subes al barco te las proporcionan.

Desde Andenes ya todo será descenso, siempre bordeando la costa occidental y realizando paradas a nuestro ritmo. A pesar de ser agosto en las playas hay sitio para poner la toalla, aunque no os servirá para nada. La Playa de Bleik, que da nombre a un pequeño pueblo de pescadores, desde donde hay safaris para ver puffins, también llamados frailecillos atlánticos.

Playa Bleik
Nuestra siguiente visita fue otro pueblo pesquero llamado Nyksund, el acceso al pueblo era una estrecha carretera costera espectacular. El pueblo ha sufrido el despoblamiento y la decadencia, pero actualmente se esta ganando un nombre como centro de arte y la cocina, la verdad que visitar el pueblo casi sin gente te hace sentir que esos edificios han tenido su gloria en otros tiempos.

Nyksund

Nyksund
Noruega esta muy poco poblada, apenas son 5 millones de habitantes para un país bastante extenso, tienes la sensación de tener todo el país a tu disposición. Hay una red amplia de campings bien situados por todo el país. Como nota diferencial, diremos que está permitida la acampada libre y la seguridad es total. 

Camping a Pie de Fjord
Aparte de los campings, en Lofoten son típicas las cabañas de pescadores (rorbuer), donde antiguamente pasaban las noches, actualmente están disponibles en todas las categorías desde modestas hasta de gran lujo. La ubicación de estas cabañas es inmejorable.

Rorbuer
AUSTVAGOYA
La población más grande que visitamos, exceptuando Bodø, fué Svolvær. Tiene unos 4.378 habitantes (en verano más). Tenía un pequeño centro comercial, conexión marítima por Ferry hacia Bodø y, lo más importante, constituye una parada para el Hurtigruten. Para los que no lo sepáis, Hurtigruten es la línea de barcos que une los lugares de la costa noruega, tiene la doble función de ser el medio de transporte y una atracción turística conocida internacionalmente, seguro que algunos foreros lo habéis disfrutado.

Hurtigruten en Trollfjord
En Svolvær se encuentra un famoso fiordo llamado Trollfjord, es conocido por ser el fjordo más estrecho de Noruega, ello no impide la entrada del Hurtigruten. Por supuesto que desde Svolvær se pueden tomar barcos para visitar el fjordo. Si además lo haces en horas de menos transito, tienes la oportunidad de ver al Pigargo Europeo o Haliaeetus Albicilla en plena faena. En el norte de Noruega está la mayor población de Pigargos y no es difícil tener la oportunidad de fotografiarlos. La anécdota en Svolvær fue cuando, esperando para zarpar en un barco, llegó un autobús de españoles, y como no, entre los turistas estaba una amiga de mi pueblo, increíble.

Pigargo

Pigargo
Muy cerca de Svolvær visitamos la población llamada Kabelvag, tiene un museo dedicado a la historia local, un acuario y lo que más destaca es su Iglesia de madera, muy típicas en todo Noruega.  

Iglesia de Madera en Kabelvag
Continuamos nuestro camino hasta el siguiente pueblo pesquero, se llama Henningsvær, exhibe una atmósfera bohemia con sus galerías de arte, con la montaña a sus espaldas y el mar de frente, fue el centro natural de actividad durante la temporada de pesca invernal de Lofoten. A diferencia de otros pueblos no ha sufrido variaciones de población y cuenta con unos 500 habitantes.

Hotel en Henningsvær
Ni que decir tiene que los paisajes entre los pueblos es maravilloso, llegando a acostumbrarte a tanta belleza, Se hacen muchas paradas para fotografiar y no siembre con la mejor luz, os pongo unas tomas realizadas durantes los viajes.

Típica cabaña aislada
País de navegantes

Fiordo o Fjord

El Reno, muy común por allí arriba
El norte de Noruega es conocido entre otras cosas por las auroras boreales, en verano no es posible verlas, pero dispones de muchas horas de luz, y la noche no es del todo oscura.  

Cae la noche
Al sur de Lofoten se encuentran los lugares más turísticos y más conocidos de las Islas, se nota también en que se ve más turismo pero con un carácter viajero, al menos lo que nosotros vimos. Encuentras gente que recorre las Islas en bicicleta, moteros solos desde Italia, jubilados en Harley Davidson, 4X4 de todas las marcas que vienen de Cabo Norte, algún camión que daba la vuelta al mundo y “pasaban” por allí. 

Un buen lugar para el descanso
Tomamos como punto de partida la población de Ramberg, que tiene una inmensa playa casi vacía; digo casi porque en mitad de la playa nos cruzamos con unos vascos que realizaban un viaje similar al nuestro.

Alrededores de Ramberg
Desde Ramberg visitamos Nusfjord. Posee una zona de construcciones entrecruzadas de carácter único, que evolucionó a finales del siglo XIX, este complejo de oficios se ha conservado como una unidad homogénea y ha sobrevivido a incendios y a nuevos elementos de la arquitectura moderna. Los arqueólogos han descubierto vestigios de los inicios de la “pesca industrial” y han sacado a la luz asentamientos del siglo V.

Nusfjord
Moskenesoya, es una de las islas más bonitas del archipielago de las Lofoten, lagos y fiordos reflejan las agrestes cumbres que protegen a las aldeas.

Como Reine, un maravilloso pueblo pesquero de apenas 997 habitantes, a pesar de su situación remota es visitado cada año por miles de turistas. La visión de Reine desde la cima del monte es una de las mas grandiosas vistas que hay en Noruega.

Vista de Reine

Cabañas en Reine

Hamnoy

Las Islas Lofoten tienen muchos atractivos, todos relacionados con la naturaleza, safaris de pigargos, de focas, trekking, ciclismo con carreteras casi sin tráfico, pesca, kayak, rafting, y como no, fotografía, etc. etc. Pero el tiempo es limitado y a nosotros ya nos tocaba empezar a descender, poco a poco disfrutando del viaje.

Para salir de las Lofoten decidimos volver a subir hasta Svolvær, allí podíamos coger un ferry que nos llevase hasta Bodø, ya en el continente. Aunque en realidad era una excusa para retrasar un poco la salida de Lofoten y así despedirnos poco a poco de las Islas Lofoten.

Skrova, desde el ferry rumbo a Bodø.

Nos queda un largo viaje de regreso pero con escalas, una en Estocolmo y otra en Copenhague, pero esa es otra historia.

Oskar Baglietto



Fuente: OjoDigital

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...