lunes, 31 de diciembre de 2012

Las mejores fotos de 2012 para acabar el año con una sonrisa

No son los vídeos y fotos más importantes del año en términos informativos, pero son historias y situaciones que ayudan a sonreír. Algo que pocas noticias de 2012 han conseguido.

Feliz 2013. 


Casados durante 64 años, James y Lauretta Burke siguieron "demostrándose amor" hasta el final. James Burke pasó los últimos momentos de su vida intentando dejar planificado el futuro de su mujer, que tiene Alzheimer. Esta foto de estos dos momentos de su historia de amor triunfó en internet este año.

 

La corredora de Ohio Meghan Voge puso al público en pie al ayudar a una compañera lesionada a llegar a la línea de meta. La llevó hasta la línea de meta




 Compartiendo electricidad tras el paso de Sandy en EEUU


El luchador olímpico Jordan Bourroughs escribió en Twitter: "Quizás yo debería ser presidente".


Oscar Pistorious emocionó a millones de televidentes. Su participación en los Juegos Olímpicos de Londres es todo un ejemplo de superación. El corredor se clasificó para las semifinales de los 400 metros.


Pistorius quiso conocer a Ellis Challis, de cinco años, que también usa prótesis, y de su encuentro quedaron imágenes como esta. La pequeña, que perdió sus manos y sus pies por una meningitis cuando tenía 15 años, cruzó la línea primero en las cuatro carreras de 15 metros que echaron ambos.


Cada día de colegio, la mujer china Xiang Yuncui carga con su nieta a la espalda para recorrer unos diez kilómetros hasta su escuela. Tan, de siete años, tiene parálisis cerebral y no puede caminar. El trayecto les lleva unas dos horas. Durante los tres últimos años, esta abuela ha hecho así casi  diez mil kilómetros.


Jennifer Foster, policía, estaba de visita en Nueva York con su novio cuando. Cuando iba a acercarse a dar unas monedas a este hombre descalzo en Times Square vio a un oficial de policía, Larry DePrimo, acercarse al hombre con un par de botas. La historia se convirtió en viral, aunque luego el hombre seguía sin zapatos.


Capitán, un pastor alemán, perdió a su dueño, Manuel Guzman, en 2006. Se quedó a vivir junto a su tumba, según publicaron varios medios argentinos este año.


Obama, que es un maestro en esto de sacarse fotazas, se dejó atrapar por la red de este pequeño Spiderman.


 Un perro salvo a sus crías de diez días de una casa en llamas Temuco, Chile. Sólo una no sobrevivió.


John Unger intenta calmar los problemas de artritis de su perro haciéndolo descansar sobre el agua. Lo hacía cada día cuando se le realizó este reportaje gráfico con su perro.


Caine, un chaval de nueve años, se pasó el verano construyendo un salón de juego con cartón en la parte trasera de la tienda de su padre. Un cineasta que conoció su iniciativa le hizo un corto y contribuyó a que todos sus vecinos dieran una sorpresa al pequeño emprendedor. Su historia se  convirtió en viral y recibió donaciones para una beca de estudios.


Caine Monroy recibió donaciones por valor de 152,262. The Goldhirsh Foundation se comprometió a poner el resto hasta $250,000 para los estudios del niño.


Daniel Barden, un niño de siete años asesinado en el tiroteo en la escuela Sandy Hook, quería ser bombero, como su tío. En un tributo a su sueño bomberos de varios estados le hicieron un pasillo de honor en su funeral.  


Un chaval con un tumor cerebral incurable se convirtió en el oficial de policía más joven de su ciudad en una ceremonia en un centro de salud de Brighton (Colorado)


El corredor chino tuvo que abandonar por caída la carrera de 100 metros vallas en los Juegos de Londres. Pero se empeñó en llegar a la línea de meta a la pata coja. Fue uno de los momentos más inspiradores de Londres 2012.

 
Varias historias como esta han sido virales este año: echarse al mar para rescatar a un animal. Es un gesto que emociona a muchos. Esta imagen se tomó en Monmouth Beach, Nueva Jersey, antes de la llegada del huracán Sandy.

 

Se llama Matt Woodrum, tiene 11 años, tiene parálisis cerebral y ha emocionado a toda la red después de participar en una carrera de 400 metros apoyado por sus compañeros de colegio.
A Matt le dijeron que si no quería correr, que no pasaba nada. Pero decidió hacerlo. Empezó a correr junto con todos su compañeros, pero aunque se quedó atrás, no se detuvo.
En los últimos metros de la carrera se fueron acercando compañeros para acompañarlo hasta el final y así acabar juntos la carrera. Sin duda, gran espíritu de superación.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...