domingo, 9 de diciembre de 2012

La región de Laponia


Por León Lasa



1 Tromsø. Tiene varios museos de interés: el Museo Polar, Polaria, la fábrica de cerveza Mack y la Catedral del Ártico.
2 Alpes de Lyngen. En este macizo de la península de Lyngen se practican deportes de montaña.
3 Alta. La ciudad se extiende a lo largo de 15 km de costa. El Museo de Alta es un enclave ineludible por sus pinturas rupestres.
4 Kautokeino. La cultura sami es mayoritaria en esta localidad.
5 Karasjok. Sede del Parlamento sami, cuenta con un interesante museo etnográfico.
6 Hammerfest. Punto de acceso al Cabo Norte por mar. Merece una visita el Museo de la Reconstrucción.

Un territorio silencioso, situado por encima del Círculo Polar Ártico, en el que de enero a marzo se observa el fenómeno de las auroras boreales y donde se ubica el punto más septentrional del continente europeo: eso es Laponia, una tierra sin fronteras que abarca las zonas más norteñas de Noruega, Suecia, Finlandia y la península de Kola en Rusia. Cabría añadir que ésta es la tierra de los sami, un pueblo cuyo número aproximado oscila en torno a los cien mil, de los que prácticamente la mitad habitan en la Laponia noruega, en el departamento de Finnmark.
La entrada natural a ese mundo de paisajes asombrosos es la ciudad de Tromsø, encajada entre canales y montañas, y a la que se llega desde Oslo en un vuelo directo. Tromsø es, si la comparamos con las austeras poblaciones del norte de Noruega, un enclave lleno de reclamos culturales. Ayuda a ello sin duda el albergar una de las universidades más importantes de Escandinavia y una animada vida estudiantil.
Tromsø es una población compacta, de casas bajas y coloridas, agradable de transitar aunque sea invierno y las calles estén nevadas, pues la corriente del Golfo no deja que las temperaturas desciendan en exceso. Por la avenida principal, la Storgata, llena de tiendas, se llega a la fábrica de cerveza Mack –abierta al público–, la más septentrional del mundo. Un poco más allá se erige Polaria, una especie de parque temático del mundo polar cuyo original edificio parece hecho con bloques de hielo tumbados como fichas de dominó. Alberga un cine donde se proyectan películas sobre las auroras boreales y el archipiélago de las Svalbard –a medio camino entre la costa noruega y el Polo Norte–, y también un acuario con focas barbudas, una especie del mar de Barents. Junto al muelle, aunque en un edificio más modesto y antiguo, el Museo Polar ofrece una excelente introducción a la exploración de las zonas árticas.
Seguir leyendo

GALERÍA DE FOTOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...