martes, 28 de agosto de 2012

La vida de color morado


Fotografía de Sam Abell

Aquí, el puente de Ross, en Tasmania, está envuelto en un atardecer color malva. El precioso arco de piedra arenisca, construido por presos en 1836, es uno de los más antiguos de Australia y está decorado con esculturas talladas.


Fotografía por Paul Nicklen

Dos osos polares se pelean en la nieve mientras el morado atardecer cae sobre Churchill (Manitoba, Canadá). Los científicos creen que el cambio climático en el Ártico podría amenazar la supervivencia de esta especie.


Fotografía de Beverly Joubert

Antílopes Lechwe descansan mientras el atardecer baña de morado el Delta del Okavango (Botswana). Estos antílopes, que se adaptan con facilidad a los ambientes húmedos, suelen alimentarse de las hierbas semiacuáticas del delta.


Fotografía de Stacy Gold

Este primer plano nos muestra a unos azafranes de primavera morados salpicados de polen amarillo en Washington.


Fotografía de Wolcott Henry

Esta estrella de mar, de color morado brillante, fue fotografiada en las aguas de Sulawesi (Indonesia). Estos animales no son peces, sino equinodermos, de la familia de los erizos de mar.


Fotografía de Tim Laman

Un nudibranquio de color morado se alimenta de hidrozoos cerca de Vatu-i-Ra (Fiji). Los nudibranquios son moluscos de brillante colorido sin concha.


Fotografía de Paul Sutherland

Pez payaso sobre anémona morada cerca de Sulawesi (Indonesia). Estos coloridos peces tienen una mucosa que impide que las anémonas les piquen.


Fotografía de Tim Laman

El resplandor proveniente del yacimiento petrolífero de Shaybah tiñe el cielo saudí de morado mientras un hombre baila sobre una duna cercana. Arabia Saudí controla aproximadamente un cuarto de las reservas mundiales de petróleo.


Fotografía de Tim Laman

Árbol de Josué bajo un cielo morado oscuro en el Desierto de Mojave (California). Los nativos americanos tejían cestos y sandalias con las hojas de estos árboles y comían sus brotes y semillas.


Fotografía de Gerd Ludwig

El morado tiñe la tierra y el cielo mientras cae la noche sobre los campos de lavanda en el conocido Bridestowe Estate (Tasmania). Ésta es una de las plantaciones de lavanda más grandes del mundo.

Fuente: National Geographic España 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...