sábado, 4 de agosto de 2012

Hitos de la fotografía submarina


Fotografía de Charles Martin & W.H. Longley
 
Esta imagen de un pez perro de los Cayos de la Florida, en el Golfo de México, fue la primera fotografía en color tomada bajo el mar. La tomaron William Longley y Charles Martin, fotógrafo de National Geographic, en 1926. Iban equipados con cámaras protegidas por carcasas impermeables y una libra de polvo de magnesio altamente explosivo para iluminar bajo el agua. De esta forma se convirtieron en pioneros de la fotografía submarina.


Fotografía de Charles Martin
 
La explosión de polvo de magnesio permitió a los fotógrafos Longley y Martin tomar la primera fotografía submarina. Para tomar una fotografía, apretaban el disparador de la cámara, que activaba la batería de una balsa que arrastraban tras ellos. La batería, a su vez, detonaba la explosión de magnesio que iluminaba hasta 4,6 metros bajo el mar.


Fotografía de Luis Marden
 
El prolífico fotógrafo submarino Luis Marden era considerado un precursor gracias a sus fotografías de peces, arrecifes de coral y descubrimientos arqueológicos, como este jarrón precolombino de hace 1.000 años que fue rescatado del fondo del cenote de Yucatán en Dzibilchaltún (México). Sin embargo, la fuerza de Marden se encuentra en la fotografía en color y no mostró su faceta más artística hasta que comenzó a colaborar con el explorador Jacques Cousteau.


Fotografía de Luis Marden
 
El famoso oceanógrafo francés Jacques Cousteau examina un banco de peces en el Océano Índico. Fue pionero, junto con el fotógrafo Marden, en el campo de la investigación oceanográfica y fotografía submarina. En 1956, Marden le acompañó en un viaje desde Toulon (Francia) hasta el Canal de Suez a bordo del barco de Cousteau, el Calypso. Cuando terminaron el viaje, Marden había tomado 1.200 fotografías, la colección de fotografías submarinas más importante hasta el momento.


Fotografía de Bates Littlehales
 
Sobre un lecho de coral, este mero de puntos azules mira hacia la cámara OceanEye que le fotografía. En los años 60 el fotógrafo Bates Littlehales, con ayuda del biólogo marino Walter Starck, diseñó OceanEye, una carcasa de pexiglás que permitía usar cámaras Nikon bajo el agua.


Fotografía de Bill Curtsinger
 
Con sus nítidas fotografías de ballenas, focas y delfines, el antiguo fotógrafo de la Marina, Bill Curtsinger, ayudó a la Sociedad National Geographic a ser pionera en el campo de la fotografía de la vida marina con asombrosas imágenes como ésta de un pingüino emperador deslizándose en las aguas del Estrecho de MacMurdo (Antártida).

 
Fotografía de David Doubilet
 
Llamado «el Audubon de este siglo» por la variedad y excelencia de sus fotografías marinas, el fotógrafo David Doubilet ha dominado el uso de la luz para crear lo que un redactor de la revista National Geographic describió como «extraordinarias imágenes fuera de lo común». Ésta es una de ellas, la luminosa imagen de unos leones marinos nadando en las aguas de la Gran Bahía Australiana, en el Océano Índico.


Fotografía de Emory Kristof
 
En la mañana del 1 de septiembre de 1985, el oceanógrafo Robert Ballard y el fotógrafo Emory Kristof encontraron y fotografiaron los restos del barco más famoso del siglo, el R.M.S. Titanic (Buque de vapor del Correo Real Titanic). Kristof y su equipo utilizaron un vehículo sumergible con un arrastre que llevaba una cámara. Tomaron así 20.000 fotografías, incluida ésta de la hélice de estribor.


Fotografía Flip Nicklin
 
El fotógrafo submarino Charles Nicklin, apodado «Flip», se hizo famoso por sus fotografías de ballenas (orcas, cachalotes, ballenas jorobadas) pero el cambio climático le llevó al Ártico para llamar la atención sobre la situación de los osos polares, que están perdiendo su hábitat debido a las cálidas temperaturas, como éste que nada entre los témpanos de hielo de la Bahia Hudson (Canadá).


Fotografía de Emory Kristof
 
El experto técnico en fotografía marina, el fotógrafo de National Geographic Emory Kristof, fue pionero en el uso de cámaras robot y vehículos manejados a distancia, incluido el diseño preliminar de Argo, el que encontró los restos del Titanic. Kristof es conocido por aplicar la ciencia y la tecnología para llevar la fotografía submarina a las mayores profundidades, mostrando al mundo especies como esta ortiga de mar de tres metros de largo encontrada con un vehículo controlado por remoto en la cuenca canadiense del Océano Ártico.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...