jueves, 27 de octubre de 2011

Los hongos, un mundo maravilloso y (casi siempre) invisible


El científico Steven L. Stephenson de la Universidad de Arkansas, en Estados Unidos, retrató el mundo de los hongos, un mundo que parece poblado por extraterrestes, pero que puede ser considerado la base de los ecosistemas. En su libro "The kingdom fungi: the biology of mushrooms, molds and lichens" (El reino de los hongos: la biología de las setas, los mohos y los líquenes) intenta mostrar de cerca el papel de estos organismos en la naturaleza. En esta foto, el "Metatrichia vesparia".



Esta foto muestra el hongo "Arcyria cinerea". Los hongos pasan parte de sus vidas como criaturas unicelulares. Otras veces crecen y adquieren formas hermosas. "Las personas no saben mucho sobre el tercer reino del planeta. Pero los hongos son mucho más interesantes de lo que la mayoría cree", afirma Stephenson.



Este es un “Arcyria denudata”. Los científicos señalan que los hongos pueden estar entre los seres vivos más antiguos de la Tierra.



Los investigadores conocen estos organismos desde hace siglos. Pero apenas ahora empiezan a entender cómo funcionan. En esta imagen se puede ver un “plasmodium”.



Los hongos tienen una función importante en la descomposición de los vegetales, así como en el reciclaje de nutrientes que gracias a ellos regresan al suelo. Sin ellos, los bosques morirían.



En esta foto se aprecia un "Hemitrichia serpula". Los biólogos están consiguiendo secuenciar el ADN de nuevas especies de hongos, un paso esencial para comprender el proceso evolutivos de estos organismos.


Como muchos de los hongos viven en la tierra, esto sugeriría que fueron los seres vivos pioneros, que existen desde hace cientos de millones de años, antes que los animales o las plantas.



Este es un “Echinostelium minutum”. Algunas especies se unen para formar cuerpos multicelulares que llegan a ser capaces de moverse. Otros se transforman en redes gigantes.


Stephenson reivindica el papel clave de los hongos en muchos contextos. "Si elimináramos los hongos, los ecosistemas terrestres serían completamente diferentes", indica. En la foto, un "Ceratiomyxa morchella".



En esta imagen se puede ver un "Lycogala epidendrum". Stephenson apunta que los hongos se encuentran en todos los lugares. "No se puede huir de los hongos. Las esporas están en el agua, en el aire. Pero no las percibimos hasta que hacen una aparición evidente”, dice el biólogo.

Fuente: BBC Mundo 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...