viernes, 11 de febrero de 2011

Los pescadores nómadas del sureste asiático: una cultura en peligro

Los Bajau Laut - Fotos: James Morgan




El Triángulo de Coral, en el sureste de Asia, es la zona de mayor biodiversidad marina del mundo.


 

El triángulo, de una superficie de seis millones de kilómetros cuadrados, abarca Indonesia, Malasia, Papúa-Nueva Guinea, Filipinas, Islas Salomón y Timor Oriental. Mapa: Cortesía de Bing Maps


 

El fotoperiodista británico James Morgan pasó ocho meses en la parte indonesia del triángulo, conociendo a diferentes grupos cuyas vidas están estrechamente vinculadas al mar.


 

En especial se familiarizó con la comunidad Bajau Laut, un grupo que tradicionalmente ha llevado una vida nómada, viviendo sólo de lo que ofrece el mar.



Desde pequeños, los miembros de la comunidad tienen que aprender a bucear para ayudar a sus familiares a buscar sus alimentos.


Sin embargo, la vida nomádica de los Bajau Laut se ve cada vez más amenazada.


 

En la isla de Salawesi, Indonesia, las autoridades han construido casas para que los Bajau Laut dejen de viajar de isla en isla, cruzando a veces fronteras nacionales sin documentos de identidad.


 

Muchos de los miembros de la comunidad, en especial los más viejos, se muestran renuentes a abandonar su vida tradicional y a asentarse.


 

Pero otros, sobre todo los jóvenes, reconocen que la degradación ambiental en la región es un motivo de preocupación y que a su estilo de vida tal vez no le quede mucho tiempo.


 

A medida que se restringe el acceso de los Bajau Laut a las zonas donde solían pescar, ellos utilizan métodos cada vez más destructivos para sobrevivir.



Sus dos principales métodos de pesca en estos momentos son el uso de explosivos improvisados y de cianuro de potasio. Ambos métodos son muy peligrosos tanto para los seres humanos como para los arrecifes de coral.


 

Los explosivos son empleados para matar peces, pero también destruyen gran parte de los arrecifes. Cuando los peces muertos flotan a la superficie, los Bajau Laut los recogen.


 

El cianuro se usa ante todo para el comercio de peces vivos. Cuando estos quedan aturdidos, se les captura para venderlos. Sin embargo, el cianuro también es arrastrado por la corriente y destruye los arrecifes.


 

A veces, el cianuro se usa en combinación con compresores. Niños son enviados a 30 o 40 metros de profundidad, mientras se les bombea aire por una manguera, pero algunos, que no han recibido un entrenamiento adecuado, sufren accidentes de descompresión.


 

Mucho de lo que los Bajau Laut pescan es para su propio consumo, pero su paso a una vida no nomádica también ha significado su inmersión en la economía monetaria.


 

Ahora algunos venden peces vivos que van a para a Hong Kong. Los peces son conservados en jaulas en Salawesi y de allí son trasladados a la isla de Bali, desde donde se envían por avión, todavía vivos, a Hong Kong y a China continental.


 

En Hong Kong se venden a precios hasta cien veces superiores al dinero que recibieron los pescadores Bajau Laut originalmente.


Fuente: BBC Mundo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...